ALBUMINA HUMANA

PRESENTACIONES DISPONIBLES

INDICACIONES

POSOLOGIA

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

EFECTOS ADVERSOS

* PRESENTACIONES DISPONIBLES

Albúmina humana Grifols 20 %

vial 10 g / 50 ml

1- INDICACIONES

La albúmina es una proteína plasmática cuya función más importante es

el mantenimiento de la presión oncótica y la capacidad de

transporte de hormonas, medicamentos,etc.

-Terapia de sustitución de albúmina en pacientes con deficiencia grav

de albúmina, como ocurre en síndromes hipovolémicos.

-Hipoproteinemia debida a enfermedades renales crónicas, cirrosis

hepática o desnutrición grave.

-Hiperbilirrubinemia neonatal, asociada o no a alteraciones

hemolíticas.

-Coadyuvante al tratamiento en ascitis, nefrosis agudas, síndrome

nefrótico agudo, pancreatitis, infecciones intraabdominales,

insuficiencia hepática aguda.

2- POSOLOGIA

Adultos

La dosis de albúmina se determina aproximadamente a partir de la

siguiente fórmula:

Prot. total necesaria(g/l)- prot. total presente(g/l)* vol.

plasma(l)*2.

Niños

Tener en cuenta que en los niños en volumen plasmático

fisiológico depende de la edad.

3- CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

Antecedentes de alergia a la albúmina.

Estados en los que la hipervolemia y sus consecuencias (volumen

sistólico aumentado, hipertensión) o la hemodilucción supongan un

riesgo para el paciente: insuficiencia cardiaca descompensada,

hipertensión, varices esofágicas, edema pulmonar, diátesis

hemorrágica, anemia grave, anuria renal y postrenal.

Precauciones: cuando se administra albúmina concentrada hay que

procurar hidratación adecuada. En todo momento se evitará la

sobrecarga circulatoria y la hiperhidratación. Si el volumen

necesario de albúmina al 20% es superior a 200 ml, deben

administrarse soluciones electrolíticas adicionales, o bien

continuar con albúmina al 5%.

4- EFECTOS ADVERSOS

Es excepcional que se produzcan reacciones adversas con la infusión d

albúmina. Como consecuencia de reacciones alérgicas, dosis elevadas

o muy repetidas se han descrito sofoco, urticaria, fiebre, vómitos,

modificación de la presión sanguinea, frecuencia cardiaca y

respiración.

Cuando se administran medicamentos preparados a partir de sangre o

plasma humano, no puede excluirse la aparición de enfermedades

infecciosas debido a la transmisión de patógenos, incluidos

aquellos cuya etiología se desconoce en la actualidad.