NITROPRUSIATO SODICO

PRESENTACIONES DISPONIBLES

INDICACIONES

POSOLOGIA

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

EFECTOS ADVERSOS

* PRESENTACIONES DISPONIBLES

vial 50 mg

1- INDICACIONES

- Urgencias hipertensivas.

- Control de la hipertensión durante la anestesia.

- Insuficiencia cardíaca congestiva.

2- POSOLOGIA

En adultos:

- 0,3 g/Kg/minuto IV mediante infusión continua inicialmente,

incrementándolo hasta un ritmo promedio de 3 g/Kg/minuto según la

respuesta de presión sanguínea con un rango de 0,5-10 g/Kg/minuto;

la infusión al máximo ritmo no debería nunca superar 10 minutos.

Los pacientes que reciben otros antihipertensivos pueden

normalmente ser controlados con una dosis más pequeña. Los ritmos

de administración deberían ser controlados cuidadosamente usando un

regulador microgotero o una bomba de infusión; evitar la reducción

demasiado rápida de la presión sanguínea. Los ritmos de infusión

mayores de 2 g/Kg/minuto generan más ión cianuro (CN) que lo que

el organismo puede metabolizar o eliminar. Las infusiones deberían

mantenerse a la dosis más baja posible, durante la duración más

corta posible para evitar la toxicidad.

En niños:

- Misma dosis que el adulto.

3- CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

Este medicamento está contraindicado en los siguientes casos:

- Hipertensión compensatoria (Ej: shunt arteriovenoso o coartación

aórtica).

- Hipotensión controlada durante la cirugía en pacientes con

circulación cerebral inadecuada.

- Atrofia óptica congénita (de Leber) o ambliopía por tabaco

(debida presumiblemente a una deficiencia de la enzima rodanasa).

Si no se logra una respuesta hipotensora adecuada después del ritmo de

infusión máximo recomendado de 10 g/Kg/minuto durante un máximo de 10

minutos, debería pararse la infusión ya que dosis más altas incrementan

el riesgo de toxicidad. Usar con precaución en enfermedad renal,

hepática o tiroidea y en deficiencia de vitamina B12.

Con nitroprusiato, los ancianos son más sensibles que las personas

jóvenes a los efectos hipotensores de nitroprusiato, pero los valores de

presión sanguínea antes del tratamiento son un predictor más importante

del efecto farmacológico que la edad sola.

4- EFECTOS ADVERSOS

La mayoría de reacciones adversas están relacionadas con la excesiva o

demasiado rápida reducción de presión sanguínea e incluyen náuseas,

arcadas, diaforesis, aprensión, inquietud, dolor de cabeza, malestar

retroesternal, palpitaciones, mareo, y dolor abdominal, resolviéndose

todos ellos cuando se reduce el ritmo de infusión o se suspende

temporalmente la infusión. Tiocianato no es particularmente tóxico y se

suele acumular hasta niveles tóxicos sólo con infusiones prolongadas

(mayores de 48 horas) o dosis altas (10 g/Kg/minuto o mayores), cuando

la eliminación de cianuro se incrementa por la administración de

tiosulfato, o en presencia de disfunción renal. Las manifestaciones de

toxicidad por tiocianato incluyen fatiga, anorexia, náuseas,

desorientación, psicosis tóxica, y alucinaciones. La toxicidad por

cianuro suele ocurrir sólo cuando se infunden dosis altas (10

g/Kg/minuto o mayores) durante períodos prolongados (1 hora o más). Ya

que una manifestación temprana de toxicidad por cianuro puede significar

resistencia aparente a nitroprusiato, la necesidad de incrementar la

dosis para lograr el mismo nivel de control de presión sanguínea debería

incitar al clínico a buscar acidosis metabólica, un indicador de

toxicidad por cianuro, pero que puede no ser manifiesto durante más de 1

hora después de la acumulación de niveles peligrosos de cianuro. Otros

síntomas de toxicidad por cianuro incluyen disnea, vómitos, mareo,

pérdida de conciencia, pulso débil, sonidos cardíacos distantes,

arreflexia, pupilas dilatadas, respiración superficial, convulsiones, y

el olor ocasional de almendras amargas en la respiración. En pacientes

con función hepática deteriorada, hidroxicobalamina (25 mg/hora mediante

infusión continua) puede facilitar la conversión de cianuro a

cianocobalamina. La administración concurrente de tiosulfato sódico

puede también prevenir la toxicidad por cianuro, pero pueden

incrementarse los niveles de tiocianato. El tratamiento de la toxicidad

por cianuro incluye suspensión inmediata de nitroprusiato, y la

administración de inhalaciones de nitrito de amilo hasta nitrito sódico

(0,2 mL/Kg vía IV de una solución al 3 % en 2-4 minutos), seguido por

12,5 g de tiosulfato sódico infundido en 10 minutos. La

metahemoglobinemia puede desarrollarse en pacientes congénitamente

incapaces de convertir la metahemoglobina inducida por nitroprusiato a

hemoglobina. El tratamiento consiste en la administración de 1-2 mg/Kg

de azul de metileno IV en varios minutos.